La Restauración



Comentario

Hacia las nueve de la mañana del día 29 de diciembre de 1874, en un campo de olivos de las cercanías de Sagunto (Valencia), el general Arsenio Martínez Campos, ante una brigada del Ejército -1.800 hombres- proclamó rey de España al príncipe Alfonso de Borbón. A pesar de que el pronunciamiento de Martínez Campos no respondía a ningún plan en el que estuvieran comprometidos otros mandos destacados, de que él mismo fuera un general con poco prestigio profesional, de la escasa fuerza que controlaba directamente, y de lo secundario del lugar elegido para la proclamación, el golpe tuvo éxito. A ello contribuyeron la aceptación pasiva por la gran mayoría del Ejército, y el escaso apoyo civil que encontró el gobierno presidido por Sagasta.
Martínez Campos había actuado sin el conocimiento del jefe político de la causa alfonsina, Antonio Cánovas del Castillo, quien condenó el golpe pero no pudo menos que recoger su fruto: la restauración de los Borbones en el trono de España. Se inicia así una nueva época en la historia de España: la Restauración.
La Restauración ha sido una época valorada generalmente, hasta hace poco, de forma muy negativa. Muchos de sus contemporáneos fueron muy críticos con su sistema político, especialmente después del Desastre de 1898. Igualmente contrarias fueron las opiniones dominantes durante la Dictadura de Primo de Rivera y la II República, regímenes que afirmaron su legitimidad frente al sistema al que, sucesivamente, sustituyeron. Lógicamente, la derecha autoritaria o clerical y la izquierda marxista, predominantes durante el franquismo, descalificaron todo el pasado liberal y, con él, la Restauración. Sólo recientemente, a partir de los años 70, y en el marco de la recuperación de la democracia en España, ha comenzado una revisión historiográfica de la época de la Restauración, caracterizada no por la condena global, ni por una justificación acrítica, sino por el propósito de entender cómo fue posible el sistema más estable y duradero de la historia contemporánea de España.

Imágenes

El pueblo de Madrid ovaciona a Alfonso XIII Arsenio Martínez Campos, general español