La ciudad de Toro en la Edad Moderna

Colegiata de Toro (Zamora). Cimborrio
Época: Edad Moderna
Inicio: Año 1476
Fin: Año 1789


(C) Alvaro Cruz García



Comentario

A finales de la Edad Media y buena parte de la Edad Moderna la ciudad zamorana de Toro se convierte en una de las principales de la Corona de Castilla. En ella se celebran Cortes, siendo Toro una de las dieciocho ciudades que podían enviar procuradores con derecho a voto.
Como tantas otras, el solar de la ciudad de Toro aparece ocupado desde muy antiguo. Se sabe que originalmente fue llamada Arbocal, y que fue conquistada por Aníbal. Tras entrar en la órbita romana, Toro sufre una gran remodelación urbanística, convirtiéndose en una urbe amurallada. Por Toro pasan sucesivamente godos y suevos, hasta que es finalmente incorporada al reino visigodo por Leovigildo, en el año 570.
La Edad Media hace de Toro una villa importante. En el año 1160 comienza la construcción de la Colegiata de Santa María la Mayor, su mejor y más conocido monumento, que será fundada por Alfonso VII. Completan su patrimonio una serie de iglesias de extraordinario interés, como las de San Lorenzo, del Salvador, San Pedro de Olmedo, San Sebastián, etc.
Pero el hecho más conocido, el que liga a Toro con la historia de España, es que en esta villa se produjo una reunión de Cortes en 1505, en la que, a la muerte de la Isabel la Católica, se reconocía a Juana la Loca como reina de Castilla.

Imágenes