Los edificios destinados a espectáculos

Teatro romano (Mérida, Badajoz). Perfil
Época: Arte Antiguo de España
Inicio: Año 25 A. C.
Fin: Año 350

Antecedente:
La red urbana
Siguientes:
El Anfiteatro
El Circo

(C) José María Alvarez



Comentario

El conjunto de edificaciones más importantes de la Mérida romana se hallaba en el extremo suroriental de la ciudad, en el límite del recinto murado, y lo constituían el Teatro y el Anfiteatro. Ambos fueron contemplados dentro del plan general del urbanismo de la nueva ciudad y se ubicaron en las faldas de una suave colina, que sirvió para asentar, en talud, sus graderíos.
El teatro fue construido, según nos indica una inscripción, en los años 16-15 a. C. y su donante no fue otro que Marco Vipsanio Agripa, posible patrono de la colonia. Como edificio que estuvo en uso varios siglos, sufrió varias remodelaciones, la más importante en el período final de los Flavios o en época de Trajano. Otra, considerable también, entre los años 337-340. A la edificación primitiva correspondería todo el graderío y el pórtico situado detrás de la escena; a la segunda fase, de finales del siglo I d. C., la monumental fachada de la escena; a la tercera, del siglo IV d. C., la remodelación del frente escénico.
La fachada del edificio es una recia construcción con núcleo de hormigón dispuesto en tongadas y un revestimiento de sillares de granito almohadillado. A lo largo de la misma se abren las puertas de acceso al recinto. El graderío aparece dividido en tres sectores. El inferior, o imacavea, con 22 filas de asientos; el central (media cavea) con cinco filas y la superior (summa caves), incompleto. Toda la cavea estaba dividida en sectores por medio de las correspondientes escaleras. Los asientos eran de sillares de granito y el aforo total del edificio, de 5.500 espectadores.
Separada del graderío por un cancel de mármol (balteus), se encontraba la orchestra, semicircular, con pavimento marmóreo. A la orchestra se accedía por unos corredores abovedados (itinera), que concluían en puertas adinteladas en las que figuraban sendas inscripciones referentes a la inauguratio del edificio por Agripa.
El muro que delimitaba la orchestra y el escenario propiamente dicho ofrecía un frente con sucesión de vanos semicirculares y rectangulares.Lo que reviste mayor monumentalidad en el edificio es su frente escénico (scaenae frons). En él se abrían tres puertas: la valva regia, la central y las valvae hospitalia, las laterales. La estructura de la fachada comprendía, además, un basamento con zócalo de mármol y coronamiento en forma de cornisa, también de mármol. Luego, dos cuerpos de edificio con columnas corintias de fustes azulados y con basas y capiteles corintios de mármol blanco. Destaca la riqueza decorativa de cornisas y demás elementos ornamentales de la arquitectura. Los intercolumnios del frente escénico estaban ocupados por esculturas, hoy en el Museo.
Detrás de la escena se desarrollaba un monumental pórtico, con jardín central y una capillita, en el eje central, dedicada al culto imperial.

Imágenes

Teatro romano (Mérida, Badajoz). Frente