Representaciones zoomórficas

Escultura púnica hallada en la necrópolis de Puig des Molins (Ibiza)
Época: Prehistoria Balear
Inicio: Año 900 A. C.
Fin: Año 100 D.C.

Antecedente:
Estatuaria

(C) Manuel Fernández-Miranda



Comentario

De gran interés, puesto que su número es mucho mayor y lo mismo la variación tipológica, son las representaciones animalísticas fundidas en bronce o hierro. Del conjunto destacan las representaciones de tipo taurino, bien piezas completas figurativas, bien estilizaciones simbólicas o reproducciones de los cuernos. Su abundancia ha motivado, en parte razonablemente, que se acentúe el carácter taurolátrico de la religión balear en el último período de la cultura talayótica, sobre todo a partir de piezas de bella ejecución como pueden ser las del santuario de Costitx. Sin embargo, estas obras tan relevantes no deben hacer olvidar otras como la serie de cabezas de toro sobre cuernos, probablemente destinadas a ser exhibidas como apliques en las paredes de los edificios de culto, de Llucamar, Cas Concós, Felanitx, Son Más o Capocorp en Mallorca, o el ejemplar de Torralba d'en Salort (Alaior) que, junto con el hallazgo de cuernos en bronce como los de la Cova dels Coloms (Es Migtjorn Gran), demuestra la extensión a Menorca de estas representaciones y su significado.
Junto a los toros, otras piezas fundidas en bronce también pueden asociarse con actividades religiosas. En Costitx, por ejemplo, se documentó un cuerno que lleva en su remate una paloma, elemento que aparece igualmente, realizado en hierro, en algunas cuevas de enterramiento. De distinta tipología son las cabezas de pantera, como la de Villafranca, en la colección Sant Martí, colocada en un disco plano, o la de Son Marí, que se guarda en el Museo de Artá. Más esporádicamente se encuentran figurillas de gallos, serpientes o ciervos, como el de Lloseta, en la colección Bobrykine de París, obras todas ellas dentro de un estilo típicamente mediterráneo, pero de indudable factura local. La mayoría han sido fundidas a través de la técnica de la cera perdida, con especial atención a ciertos detalles anatómicos, como los faciales, que con frecuencia se rematan mediante buril u otros procedimientos mecánicos.

Imágenes

Dama púnica de la necrópolis de Puig des Molins (Ibiza)