Segunda fase de la Descolonización

Leopoldo Sedar Senghor, lider independentista africano


Comentario

En 1945 un solo Estado de Asia del Sudeste era independiente, Siam convertido en Tailandia en junio de 1939, pero en la Segunda Posguerra Mundial la emancipación de la región se convirtió en general. Los Imperios coloniales tradicionales habían demostrado su fragilidad en Asia como consecuencia de las victorias bélicas japonesas y además este contrincante, finalmente vencido, había fomentado con decisión los nacionalismos, dejándolos como herencia a sus antiguos adversarios.
La segunda oleada de la descolonización tuvo como protagonistas, en primer lugar, a los pueblos de África del Norte para luego extenderse al África negra. Tras todos estos movimientos emancipatorios en Asia y África surgió una nueva realidad de cara a las relaciones internacionales. Estos nuevos países tenían como rasgos comunes el subdesarrollo y el crecimiento económico. En 1952 el demógrafo francés Alfred Sauvy empleó la expresión "Tercer Mundo" para designarlos en contraposición a la vez a los capitalistas y democráticos y a los comunistas. En un plazo corto de tiempo el panorama internacional se vio bruscamente transformado gracias a la aparición de estos países en el horizonte de las relaciones internacionales. Si, por una parte, modificaron la composición de las Naciones Unidas, al mismo tiempo se convirtieron en el lugar de competición entre Este y Oeste dado que resultaba demasiado peligrosa la confrontación directa. La ausencia de instituciones democráticas y un nacionalismo anticolonialista favorecieron la impresión de que podían cambiar la balanza de poder en el mundo aunque no existió nada parecido a un alineamiento completo y absoluto de los nuevos países con el comunismo. Si los occidentales erraron al considerar que los nacionalistas del Tercer Mundo eran comunistas, éstos también lo hicieron al pensar que un aliado ocasional se había convertido en una baza decisiva para el triunfo final de sus tesis.

Imágenes