Revocación del edicto de Nantes

Hôtel de Soubise (París). Salón oval
Época: fin siglo XVII
Inicio: Año 1660
Fin: Año 1789

Antecedente:
Pensamiento religioso y filosofía en el Barroco

(C) Antonio Blanco Freijeiro



Comentario

Aunque el rey Luis XIV de Francia no había sido traicionado por los protestantes durante la Fronda, su preocupación esencial en materia religiosa y confesional fue la unidad de la fe en el Reino. Para llevarla a cabo no deseaba, sin embargo, utilizar la coacción ni la presión, sino hacer respetar lo que habían obtenido en reinados anteriores, aunque sin hacer más concesiones. Esta política de moderación fue auspiciada por su ministro de Finanzas Colbert, conocedor de la importancia económica que suponía la activa comunidad protestante francesa, calculada hacia 1660 en más de 1.500.000 almas. El método para conseguir la unión de las Iglesias consistía, por consiguiente, en crear un ambiente de acercamiento para que los reformados volvieran al catolicismo por sí mismos.
La aplicación restrictiva del edicto de Nantes, según la cual quedaba prohibido todo lo que no estuviese autorizado, se tradujo, sin embargo, en la represión de determinadas prácticas religiosas e incluso laborales de los hugonotes (limitación a doce del número de participantes en bodas y bautizos, facilidades para la conversión de los jóvenes, prohibición del acceso al grado de maestro de los artesanos hugonotes, etc.). Las conversiones al catolicismo no llegaron.
A partir de 1679 la actitud de Luis XIV se endureció, aunque las causas deben encontrarse en las dificultades políticas más que en su personal evolución religiosa: durante la guerra de Holanda el rey chocó con la coalición de las potencias protestantes, a quienes pedían ayuda los hugonotes franceses. Por estas razones, entre 1679 y 1685 se añadieron una serie de decretos al edicto de Nantes con vistas, sobre todo, a vaciarlo de contenido: exclusión de los hugonotes de todos los cargos y del ejercicio de ciertas profesiones liberales, autorización para las conversiones de niños a partir de los siete años y prohibición de los matrimonios mixtos.
A esta presión amparada por las leyes se sumó la ejercida por las fuerzas del ejército real que, abusando del derecho de alojamiento al paso por poblaciones y casas de hugonotes, coaccionaron de tal manera a estas comunidades que muchas de ellas abjuraron en bloque prefiriendo la conversión casi forzosa al catolicismo. La culminación de este proceso tuvo lugar con la firma por el rey del edicto de Fontainebleau (1685) que significaba la supresión y revocación del edicto de Nantes de 1598.
El contenido y la letra del edicto expresaban, en primer lugar, la satisfacción regia por la conversión de los reformados. Cumplido el fin que se perseguía, se prohibía a los súbditos de la religión reformada toda reunión para la práctica de los cultos y ritos de la misma, la expulsión de todos aquellos que no abrazasen el catolicismo y el bautizo forzoso de los niños que nacieran a partir de la publicación del edicto. La decisión de Luis XIV fue recibida con júbilo por la opinión católica, sobre todo por los círculos oficiales. Sin embargo, la cuestión protestante no se resolvió de inmediato: muchos hugonotes se exiliaron en los países protestantes, mientras que los conversos practicaron en el interior una resistencia de carácter pasivo.

Imágenes

Palacio de Versalles. Galería de los Espejos